Los seres humanos sentimos predisposición natural hacia el juego. La razón es fácil, se trata de economía psicológica. Si tenemos que hacer algo, nuestro cerebro prefiere hacerlo de modo lúdico y atractivo

Compartir