Los Oscars, los Goya, los BAFTA, los César… y todo este sinfín de interminables ceremonias llevan años perdiendo audiencia e interés entre el gran público. Un público que hasta ahora

Compartir