Samsung sorprendió ayer en el IFA con la presentación del Galaxy Note Edge, un dispositivo del que se había oído hablar, pero que no estaba confirmado por la multinacional coreana

Compartir