El papel que desempeña un software ERP (Enterprise Resource Planning) es vital. El objetivo central de este software es la aplicación de mejores prácticas en la empresa y operar correctamente incrementando sus beneficios.

Las aplicaciones ERP son un sistema integrado de gestión de negocio que incluye un gran número de funciones departamentales de una compañía: planificación de la producción, gestión de materiales, control de producción, compras y suministro, contabilidad, ventas, distribución, etc.

Desde hace años los sistemas ERP son el sistema de gestión de negocio central en el que se apoyan las compañías para tener éxito.  Y no tiene por qué estar enfocado a grandes empresas, también existen sistemas adaptados a pymes. A continuación tienes algunos consejos y recomendaciones para implantar un software ERP a tu empresa.

  • Formación. Todos los departamentos deben estar alineados y conscientes de los objetivos corporativos. En primer lugar, la dirección de la compañía debe comprender qué hará para la compañía la implantación del software. En segundo lugar, es necesario formar a todos los niveles de gestión y del personal para que todo el mundo comprenda los objetivos. Y por último, desde la dirección hasta los empleados deben actuar como grupo para que todo vaya en una misma dirección.
  • Evitar la personalización. Cuanto menores sean los cambios a realizar en un sistema ERP, más fácil será mantener el paquete y ampliar la solución  a lo largo del tiempo.
  • Feedback. Antes y durante la puesta en práctica del ERP crea un grupo de personas que te puedan aportar feedback acerca de qué necesidades cubre perfectamente el software y cuáles son las soluciones que quedan por incorporar.
  • Consulta a expertos. Un consultor aportará un enfoque disciplinado, riguroso y objetivo para que el software responda verdaderamente a tus necesidades.
  • Actividades de formación. Cualquier modificación o módulo que se incluya en tu software ERP debe ser comunicado y formado a tus empleados para que la dinámica establecida en el comienzo no se vea afectada de manera negativa. Además, promover la formación y el diálogo abierto entre los miembros de tu empresa crea un entrono de trabajo en el que la compañía identifica oportunidades de mejora.

Un sistema ERP por ejemplo, podría identificar la oportunidad de facturar en función de los avances realizados, porque alguien en el departamento financiero ha observado que los clientes tienen dificultades para realizar un solo pago por el importe total del proyecto y cree que un nuevo sistema sería más eficaz.

La implantación de un sistema ERP plantea nuevas oportunidades para la empresa que lo utiliza. Abre la posibilidad de realizar mejoras en los procesos que afectan a las actividades más vitales del negocio. En Be Beyond podemos aconsejarte y acompañarte durante todo el proceso de implantación para que sea fácil y eficaz.