¿Para qué sirve un blog corporativo?

En primer lugar vamos a diferenciarlo de una página web. Un sitio web es una plataforma que emite una información determinada en una dirección: desde la empresa hacia el receptor. Un blog es una plataforma dinámica que permite generar feedback entre el emisor (la compañía) y sus lectores.

Se trata de un espacio donde las empresas y sus públicos intercambian contenidos relevantes y donde las compañías tienen la posibilidad de ahondar en el conocimiento de sus usuarios. Para conseguir esa complicidad, el tono de los textos no deben encorsetarse, ni seguir una línea corporativa. Todo lo contrario. El lenguaje debe ser fresco, cercano y natural.

¿Qué se consigue?

  • Posicionamiento:

Se trata de posicionarse en la primera página de Google cuando un usuario esté buscando un servicio/producto que nuestra empresa ofrece. El blog, gracias a la gran cantidad de contenido que va recopilando, es un elemento fundamental si quieres auparte a las primeras posiciones.

  • Escaparte:

Es un excelente escaparte para explicar con detalle las características de los productos que ofreces. No se trata de repetir la ficha técnica, si no de explicar con un lenguaje natural los beneficios del producto, su usabilidad, su idoneidad… a través, por ejemplo, de casos de éxito, entrevistas, vídeos, infografías, etc.

  • Generar relación con tus clientes:

Es una plataforma ideal para potenciar la relación con el cliente. No se trata de una mera emisión – recepción de información, si no de compartir inquietudes, conocimientos, escuchar (saber escuchar) lo que requieren los lectores. En definitiva se trata de crear una relación personal alejada de las comunicaciones corporativas que suelen generar distancias con el consumidor.

  • Credibilidad:

Cuando un usuario va a realizar una compra, agradece que el vendedor no sólo conozca su producto, si no el sector. Mostrarte como un experto antes los consumidores te aporta un plus y te diferencia de tus competidores.

  • Repositorio de contenidos:

Es cierto que las redes sociales son canales idóneos para establecer una relación cercana con los públicos y conseguir engagement y por tanto seguidores (lovers) de nuestra marca. Pero toda esa información que compartimos y distribuimos deben partir de un espacio propio que no dependa de terceros y ese espacio debe ser el blog.

  • Fidelizar a tus clientes:

Si ofreces de forma periódica información útil a tus clientes a través de tu blog, conseguirás fidelizarlos. Si produces artículos interesantes, los clientes acudirán a tu blog de forma habitual y conseguirás así que visiten periódicamente tu web. El resultado es que te tendrán en cuenta cada vez que necesiten los servicios de una empresa de tu sector.

  • Ventas:

No es la plataforma donde se realizan las ventas, pero si la antesala de muchas transacciones. Si has conseguido posicionar tu página, generar confianza entres tu público y además te perciben como un experto en la materia, el blog se convierte en el primer paso de una venta casi segura.  

¿Ya ti, qué tipo de beneficios te ha generado el blog?