Las e-commerce han llegado para quedarse

Poca inversión, rápida puesta en marcha y abierto 24 horas, 365 días al año para un mercado internacional. Estas son tres de las muchas ventajas que ofrece tener una tienda on line. Y si además, tenemos en cuenta que España es el 5º país europeo con mayor facturación en e-commerce, según un estudio realizado por la asociación “Ecommerce Europe”,  y que según el IAB Spain  (Asociación de publicistas de medios digitales) en nuestro país hay 13 millones de internautas compradores que suman un volumen de negocio de 10.454 millones de euros, todo parece indicar que es una buena idea.

Sí, es una buena idea, pero no es la panacea. Sobre todo si encargas un desarrollo propio en cualquiera de las plataformas más conocidas ya que la inversión inicial tiene un coste elevado. Hoy existen soluciones desarrolladas que abaratan el coste de la implantación de un comercio electrónico hasta puntos hace sólo unos años impensables. La cuestión de siempre: Si ya existe, para qué vamos a desarrollarlo. Se trata de módulos personalizables que se integran en tu Web con una inversión mínima y unos resultados inmediatos.

Por tanto, las ventajas de tener una tienda on line son indudables. De hecho, solo hay que dar una vuelta por Internet o consultar cualquier informe de los muchos que se publican anualmente a cerca de la marcha del e-commerce para ver que es una fórmula cada vez más asentada y cuyo público objetivo sube anualmente a ritmo de dos dígitos. Tanto es así, que el último informe de la CMT cifra en 43,5 millones las operaciones realizadas en España a través del e-commerce.

Desde grandes multinacionales a pymes: David contra Goliath
El e-commerce no es sólo para grandes empresas. De hecho, las grandes compañías han llegado tarde. Tiempo que han aprovechado pymes y autónomos que han nacido al calor de las 2.0 para distribuir sus productos y ocupar un espacio que las grandes firmas van a tener difícil monopolizar.

Hacerse con un local comercial en la Gran Vía madrileña, en el Paseo de Gracia barcelonés o en la Sevillana calle Sierpes no está al alcance de cualquiera, pero ocupar una buena posición en Google si es factible para cualquier pequeña / mediana empresa que tenga un buen plan de marketing on line y trabaje bien sus contenidos. Por tanto, no es descabellado afirmar que el e-commerce ha igualado las fuerzas entre las grandes multinacionales y las pequeñas empresas locales.

A modo de conclusión, montar un e-commerce es una buena idea. Sólo hay que tener claro qué, cómo y a quién se va a vender, acertar en la plataforma y el dominio, y tener un buen plan de marketing on line.