Outsourcing. ¿Acierto o error?

“El ordenador nace para resolver problemas que antes no teníamos”, dijo Bill Gates. Sea cierto o no, no podemos negar que hoy en día no concebimos trabajar sin uno de ellos. La llegada de las nuevas tecnologías al mundo de la empresa ha ido incrementando la necesidad de cuidar el mantenimiento de las mismas. Hoy día tenemos un socio imprescindible en nuestro trabajo. El ordenador.

Correo electrónico, herramientas ofimáticas, facturación, contabilidad, datos, páginas web…

Todo esto, tan implantado en nuestro día a día, está gestionado en gran medida por ordenadores que deben estar a punto para rendir al máximo.  Hasta aquí todo claro.

La encrucijada llega cuando debemos decidir quién se encarga de éste mantenimiento informático. ¿Algún empleado que “entienda de ordenadores”? O lo que es peor, ¿Algún familiar que “sepa algo de informática”? ¿Contrato una persona (con los gastos que esto conlleva) para que lo haga?… Nosotros proponemos el Outsourcing o la externalización. Es decir, contratar una empresa especializada que, por un precio fijo, se encargue de dicho mantenimiento.
¿Razones? En este artículo comentamos 6:

  • Tu negocio te necesita a ti y a tus empleados. Los problemas con tu equipo informático, como la mayoría de los problemas, surgen de improviso y el tiempo que dediques a solucionarlos, es tiempo que no estas dedicando a los menesteres que realmente te interesan.
  • Controlarás los gastos en mantenimiento. Todos los gastos estarán presupuestados y por un precio razonable, dispondrás de un equipo de técnicos que, sin depender directamente de tu empresa, se comprometen a la conservación de tus equipos y sistemas.
  • Tendrás asesoramiento de la mano de un profesional. Porque, como es lógico, tu empresa no tiene por qué ser experta en todas las tecnologías y es más fiable que de una parte tan importante de tu empresa como es el equipo informático se encargue un profesional.
  • Acciones preventivas. Porque siempre es mejor prevenir que curar. Antivirus, chequeo de equipos, instalaciones seguras, copias de seguridad… Evitarás que se ralentice tu equipo o se pierdan datos.  Así como gastos innecesarios de renovación de equipos.
  • Equipo de sustitución. Si el daño ya está hecho y el ordenador no funciona, durante el tiempo de reparación no tienes porqué detener el ritmo de trabajo. Si externalizas el mantenimiento tendrás un equipo de sustitución a tu disposición el tiempo necesario.
  • Tienes la seguridad de que te respalda toda una empresa, no un empleado ni un familiar “que entiende de ordenadores”.

Para conocer mejor los beneficios del Outsourcing, puedes consultar éste artículo del blog de referencia Reason Why.