Cuidado con tu webcam que pueden espiarte

Todos los dispositivos que tenemos a nuestro alrededor disponen de una webcam que utilizamos tanto para fines personales como profesionales. Las usamos tanto para hablar con el amigo que está trabajando fuera, como para entrevistas de trabajo, reuniones, clases de idiomas…  Pero cuidado que esta cómoda herramienta puede volverse en contra y convertirse en una ventana abierta que destape tu intimidad y te robe tu información personal. A continuación te dejamos algunos consejos para que no puedan espiarte.

  • La principal medida que debes tomar es pasar tu antivirus de forma periódica para asegurarte que en tu equipo no haya software malicioso que puedan manipular tu webcam.
  • Configura tu antivirus de manera que cada vez que una aplicación vaya a utilizar la cámara, tengas que darle permiso.
  • Antes de conectar tu cámara, echa un vistazo a tu alrededor a ver si hay algo que no quieras mostrar en tu videoconferencia.
  • Si puedes, gira tu cámara a un ángulo muerto de manera que si algún hackers la activa de forma remota solo pueda ver “negro”. Si la cámara viene instalada en el equipo, puedes ponerle una cinta adhesiva que tape el objetivo.
  • Si tienes hijos, puedes instalar un programa de control parental que incorpore gestión de la webcam.

En todo caso, si alguien te ha grabado y lo ha utilizado sin tu permiso, no dudes en ponerte en contacto con las fuerzas de seguridad del estado y denunciar el hecho.